Todos los caminos conducen a la universidad

Hasta hoy pensaba que había dos caminos que llevaban de la resi a la uni. Sin embargo, a mitad de paseo hoy he visto lo que parecía un sendero oculto entre los arbustos. Tras acercarme veo que era(n) no uno sino dos:

p4190002.jpg

¿Cuál de ellos tomar? Escarmentado de los rodeos que doy a diario para ir del despacho al comedor, me he internado cautelosamente por el izquierdo. Alivio, rápidamente he visto lo siguiente:

p4190003.jpg

Bien, parece que se trata de la película “dos carriles y un destino”. En efecto, al final he ido a desembocar por una tercera vía a la universidad, donde los dos carriles nuevamente se separan para vivir su vida:

p4190004.jpg

Arte urbano

Dos nuevos ejemplos de la ambientación de la universidad. El primero me causa curiosidad simplemente por no saber lo que dice.

p4190008.jpg

El segundo, obviamente, está más claro…

p4190009.jpg

 

Soleada Creta

Los caminos que llevan de la resi a la uni están siendo fuente de grandes alegrías. Os dejo aquí un ejemplo moderno del “qué fue antes, el huevo o la gallina” que cada mañana me anima el día al verlo.

p4170027.jpg

De lo agreste de la zona enseguida veremos otro ejemplo…

Arquitectura

Según dicen los locales, el arquitecto que diseñó la universidad tenía unas ideas un tanto vanguardistas. Es así que parece más pensada para ser vista (de lejos) que utilizada.

El estilo es ciertamente un tanto… Escheriano. Uno se siente tentado a aludir a la mitología local y compararla con el famoso laberinto del minotauro, pero lo cierto es que se trata más bien de lo contrario. Hay dos o tres rutas para ir a cualquier sitio, así que si andas acabas por salir cerca de donde quieres. El problema, realmente, es encontrar el camino más corto. Las escaleras y rampas se bifurcan; andan paralelas un rato y luego se separan; se conectan o desconectan sin lógica aparente; giran para llenar el espacio en vez de para alcanzar su destino.

Una fotillo de mi residencia: University halls of residence

How to connect to TUC wifi using Feisty

This is my first and maybe last english post. I will just record the procedure one has to follow to get wifi access using linux in the technical university of Crete.

Firstly, you need an user account. Go to the Information Services Center and ask in the basement. They will kindly help you there. Once you get your account, you need to login for the first time using a Windows box to change the initial password. You can do this in the computers they have right there.

After this, you can follow the instructions they have (they’re in Greek, but just look for the pictures) for windows. Be careful, missing any checkbox will make the authentication fail.

But if you’re reading this is because of Linux. In this case, there are two options: the easy one and the other one. The easy one is to use the new network manager in [k]ubuntu and set the following options:

WPA configuration

However, if you prefer to mess with config files, you need to use this one with wpa_supplicant. It’s out of the scope (yay! ;)) of this post how to automate this…


# default 1, not sure if needed.
eapol_version=2
ap_scan=2
# TUC network
network={
ssid="TUC"
proto=WPA
key_mgmt=WPA-EAP
pairwise=TKIP
group=TKIP
identity="ISC\username"
password="password"
ca_cert="/path/to/wifi.cer"
ca_cert2="/path/to/wifi.cer"
phase2="auth=MSCHAPV2"
}

The paths to the server certificate should be absolute. Also note the “ISC\” bit before the username; this is mandatory and made me lost some silly time.

Universidad: primeras impresiones

Me dijo Michail cuando me llevaba a verla: “Tal vez algunas cosas te decepcionen”. Se refería a esto:

University art Información por doquier

Encantadoras las plantitas trepando por los muros. Le dan a todo un aire de “residencia de los dioses”.

En un primer momento la universidad parece estar en medio de la nada. No es así, pues hay un pequeño barrio a cinco minutos a pie. Los dormitorios para estudiantes están, de hecho, a otros cinco minutos. La cosa es que están en dirección contraria, así que esto los sitúa a 10 minutos de la civilización. Este trecho no tiene farolas, así que la primera noche estuve a punto de acabar entre los setos. Esta falta de iluminación se compensa con unos faroles que están justo frente a las ventanas de mi cuarto. Éste tiene unas cortinas traslúcidas para tapar sus seis gigantescos ventanales, pero no persianas, así que la primera noche me desperté a las 3 am pensando que amanecía.