Economía comparada

Muchos ya conocéis mi teoría económica cuya idea germinal es que todo parece barato si lo mides en cubatas. El cine, ¿caro? ¡Apenas un cubata y pico! Y así cuantos ejemplos se quieran.

 

Ayer me di otro voltio por el puerto y dos cosas son evidentes: Las tiendas de pingos me siguen hastiando y la oferta de restaurantes es abrumadora. Así que, en la misma línea de economía comparada, he pensado que lo mejor es usar una métrica bien definida en mis investigaciones gastronómicas: La musaka. De momento, la horquilla va desde los 5 hasta los 8 euros. Ya sólo queda ir probándolas todas y documentar las diferencias…

Miniouzo

El ouzo es el pariente griego de los anises italianos o el pastis francés, hijos bastardos de la absenta. Se promociona entre los alumnos griegos en el comedor universitario con este embriagador reclamo:

miniouzo.jpg

Patates

Una señal inequívoca de que romanos y griegos siguen siendo adalides de la civilización es su trato a las patatas. En ambos países se pueden encontrar patatas al horno deliciosas como acompañamiento en cualquier restaurante o, por ejemplo, en el comedor universitario (mínimo tres veces por semana).

patates.jpg

En cambio, en España, los amantes de las patatas al horno tenemos que pedir costosos e inútiles asados de cordero o ternasco con la esperanza de que las patatas estén a la altura, para no pocas veces recibir unas patatas fritas o hervidas que añaden agravio a la muerte del acompañante animal, y a menudo en raciones raquíticas.

Exclusivo club de los gourmets de la patata.

Abelmoschus esculentus

Bello nombre, ¿eh? Gran pie de foto en la Wikipedia: “Okra is an important vegetable around the world”. Informativo sin duda. ¿Y sobre qué desvaría éste ahora, os preguntáis? Pues es el vegetal que no pude terminar de comer (aunque luego he detectado que la culpa la tiene una especia aún por identificar que tristemente le echan a más cosas).

La plebe lo conoce en inglés como Okra, en español como Gombo y en griego ni idea.

Okra/Gombo

Chocolate Mosaic

Mi primera noche aquí, mi profesor anfitrión y su embarazadísima esposa (de seis meses) me llevaron a cenar a un sitio cercano. No es típicamente griego ni nada, pero están especializados en postres pantagruélicos que al parecer son de mucho agrado para el futuro bebé.

Puesto que todos los nombres de postres me resultaban igualmente inescrutables en griego y poco informativos en inglés, me decanté por este “Chocolate Mosaic” (uno no se puede equivocar si hay chocolate de por medio), que básicamente es la tarta de galletas con que Clara nos ha deleitado en más de una ocasión. Ya sabes, Clara, que si te fallare la arquitectura te puedes pasar a la repostería.

Y para cerrar esta entrada unas fotillos desde la terraza donde cenamos:

p4150013.jpg p4150017.jpg p4150019.jpg

Mmmm… verduritas

El comedor universitario es realmente barato. 2,73€ comida+cena, o 1,67€ comida únicamente. Además funciona los fines de semana y si quieres te ponen la comida para llevar. Así que de hambre no moriré, parece.

Pero a lo que iba: hoy he visto esta verdura desconocida para mí y obviamente me he lanzado a aumentar mi culturilla gastronómica:

Verduras…

Lo cierto es que, tras un arranque entusiástico, no he sido capaz de terminarla. Sabe un poco a flores. Tiene pelos. ¿Alguien sabe lo que es?